Atrapalibros, Sonsoles Onega, opyright_Raquel_Molina
Sonsoles Ónega- Foto Raquel Molina.

“El poder magnífico del amor fue lo que me impulsó a escribir Después del amor”, dice Sonsoles Ónega en una nota final de esta novela con la que ha ganado el prestigioso premio Fernando Lara (un galardón que han obtenido, entre otros, Terenci Moix, Francisco Umbral, Ángeles Caso, Zoé Valdés, Sánchez Dragó, Susana Fortes o Javier Reverte). Y es que si hay un hilo conductor en esta novela compleja, ambiciosa, profundamente humana y de múltiples facetas, ese hilo es una historia de amor. Una historia de amor que Sonsoles Ónega rescata de los entresijos de la Historia con mayúscula; porque la mayoría de los hechos que cuenta la novela ocurrieron realmente en la convulsa España de los años treinta.

De hecho, uno de los protagonistas es el militar Federico Escofet, quizá hoy poco recordado (no sólo por las generaciones jóvenes, sino porque, como ocurrió con la mayoría de los que perdieron la guerra y tuvieron que ir al exilio, cayó sobre él un manto de olvido voluntario), pero que jugó un papel destacado en la Cataluña de aquellos años; fue, entre otros cargos comisario de Orden Público de la Generalitat.

Atrapalibros, despues-del-amor_sonsoles-onega

Si él fue un personaje importante, ella, Carmen Trilla, como mujer de su tiempo, careció de relevancia social, pese a pertenecer a la clase alta barcelonesa en la que destacaba por su belleza y elegancia. En los años treinta, Carmen Trilla era conocida como la Greta Garbo de Barcelona.

Y sin embargo, el hilo del que empezó a tirar Sonsoles Ónega para escribir su novela fue precisamente ella. Fueron los familiares de Carmen los que se pusieron en contacto con la escritora para contarle una historia apasionante, rescatar a la figura de Carmen Trilla, a la que perdieron muy pronto pero nunca olvidaron, y para acabar de anudar los dolorosos cabos sueltos de su propia vida.

“La figura de Carmen Trilla me fascinó desde el primer momento por su valentía y su lucha personal en una sociedad en la que las mujeres no estaban autorizadas a amar. Ni a pensar. Ni a construir”, dice Sonsoles Ónega. “En Carmen siempre pesó el deseo de despojarse de las cadenas de su tiempo, de construir con sus manos un futuro por incierto que fuera, de revolverse contra su condición de mujer sin derecho a amar y a desamar a un hombre”.

Esta es la versión espléndidamente novelada de una historia real que ocurrió en nuestro país en un tiempo que es nuestro inmediato ayer histórico. De hecho, problemas actuales hunden sus raíces y son continuación de problemas de entonces (el independentismo catalán, en concreto), como se pone de manifiesto en la novela.

Ese es uno de los muchos aspectos atractivos de Después del amor. Sonsoles Ónega, con una admirable objetividad, sin mostrar preferencia por ninguno de los bandos enfrentados en la España de la República y la Guerra Civil, pone al lector delante de aquellos acontecimientos dramáticos. No es una novela sobre la República o la Guerra Civil, pero éstas son un permanente telón de fondo que, además, afectó directamente a la vida de los personajes.

Y si los hechos de la Historia con mayúscula aparecen como un telón de fondo, la sociedad, la vida diaria, tienen una presencia mayor. Ésta es también –y ese es otro de sus aspectos atractivos- una novela costumbrista que muestra una sociedad en pleno proceso de transformación en todos los ámbitos: desde el logro del voto femenino o la incorporación de la mujer al trabajo, a la llegada de la radio a las casas españolas o de los primeros grandes almacenes. Están los usos de la clase alta barcelonesa: las veladas del Liceo, los veraneos en el Norte, aquellos caballeros que “sabían que debían vestir así, de acuerdo con su posición social, como sabían que debían opinar de determinada manera”. Y están las tiendas de la ciudad, la ropa, la moda… Sonsoles Ónega ha escrito una novela minuciosamente documentada, de modo que todo el contexto histórico y cotidiano aparece de un modo realista y vívidamente descrito, también de un modo natural, sin que esa documentación le pese al lector.

Todo lo anterior es el trasfondo de la novela, incluso teniendo en cuenta que, por momentos, la ciudad de Barcelona adquiere rango protagonista. Pero en primer plano lo que hay es una extraordinaria historia de amor, tanto más extraordinaria y hermosa por cuanto no se correspondió la efímera felicidad alcanzada por los personajes con su largo camino lleno de avatares para conseguirla.

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here