Atrapalibros, Javier Sierra

El fuego invisible no es una novela al uso, pero es claramente una novela de manufactura Sierra. Podríamos definirla como un trepidante thriller (toda la acción se desarrolla en apenas
siete días) con claras alusiones al puro Misterio (con mayúscula) y con tintes policiacos. Sin
embargo, El fuego invisible es mucho más que todo eso.

Al igual que ocurre con todas sus obras, Javier Sierra no se conforma con entretener al
lector al tiempo que cuenta una historia bien hilvanada. Todas sus obras proponen profundos
interrogantes y en ellas se percibe una exhaustiva investigación previa que desemboca en respuestas de gran calado espiritual. Ninguna novela de Sierra deja indiferente al lector, porque no sólo se aprende algo nuevo, sino que nos conduce hábilmente a realizarnos preguntas en torno a las grandes inquietudes de la humanidad y a cuestionarnos todo lo que hasta entonces creíamos saber sobre los temas que Sierra propone.

En esta ocasión, Javier Sierra se ha centrado en el grial, pero no sólo como objeto físico que pudo haber sido empleado por Jesús en la Última Cena, sino como una idea que conecta con la trascendencia y que permite comunicarse, en caso de caer en las manos adecuadas, con otros planos de la realidad.

Atrapalibros, el fuego invisible javier sierra

Sinopsis

David Salas es el profesor más joven del Trinity College de Dublín (Irlanda). Apenas tiene treinta años. Puede ser definido como un joven brillante, recién doctorado, al que, según sus mentores, le aguarda un futuro prometedor. Se ha especializado en Lingüística y da clases en el Trinity sobre esta materia. David acaba de leer su tesis, que tiene como objeto al filósofo griego Parménides de Elea. Para escribirla se encerró en la cueva de Dunmore (Ballyfoyle, Irlanda) durante dos días y dos noches, en completa oscuridad y ayuno, para tratar de emular las jornadas de aislamiento extremo que realizaba Parménides con sus alumnos en las que se pretendía alcanzar la comunicación con los dioses.

Su vida transcurre tranquila y monótona hasta que el 30 de julio, en la última mañana del curso 2009-2010, Susan Peacock, la directora de estudios del Trinity, le insta a viajar a Madrid con el pretexto de conseguir un Primus calamus de Juan Caramuel. Se trata de uno de los libros más raros y mejor ilustrados del Siglo de Oro español. Peacock sabe que esto despertará del letargo a Salas, quien, pese a su juventud, ha empezado a anquilosarse olvidándose de su sueño de ser escritor. En realidad, lo que Peacock pretende, en acuerdo con la madre de David, que es su amiga desde hace años, es que viaje a España para encontrarse con sus raíces y que tome contacto con el pasado de su familia. David se ha criado con su abuelo, José Roca, y su madre, Gloria, ya que el padre de David desapareció cuando él era un niño.

El abuelo de David, ya fallecido, fue un exitoso escritor que terminó afincado en Dublín en 1950, y que logró despertar la curiosidad de un David, entonces niño, por el amor a la lectura y la escritura. Sin embargo, pese a la admiración que David sentía por su abuelo, no cree poseer eso que impulsa a los verda deros escritores y que su abuelo definía como “el fuego invisible de la creatividad”.

 

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here