Julia Navarro

‘Historia de un canalla’ es la novela más dura, desgarrada y complicada que ha escrito Julia Navarro. Su protagonista, Thomas Spencer, se dirige a nosotros con una clara declaración de intenciones, sin ambages ni medias tintas que nos lleven a engaños: “Soy un canalla, sí, es lo que siempre he sido y no logro arrepentirme por serlo, por haberlo sido”.

¿En quién se ha inspirado para crear el perfil del protagonista?

No hay ningún referente concreto. No me he inspirado en nadie con nombre y apellidos. Pero si te asomas a las páginas de los periódicos, televisiones, radios, etc., encuentras todos los días que hay muchos Thomas Spencer. Siempre pongo el ejemplo de la crisis económica internacional. ¿Quiénes las causan? Los Thomas Spencer de este mundo, la gente que vive en esos círculos de poder que hace especulaciones sin importarle las consecuencias que eso va a tener en los demás, en las personas.

Para llegar al poder ¿no se puede ser buena persona? Por aquello de no tener escrúpulos…

Considero que sí hay buenas personas que llegan al poder. Creo que hay gente que no tiene escrúpulos, pero no los tiene moviéndose en los ámbitos del poder o moviéndose en una fábrica. Es decir, la calidad humana, el factor humano, no tiene nada que ver en qué medio económico social se mueva cada uno. Hay buena gente en todas partes. Es verdad que cuando lo que está en juego es el poder, el juego es mucho más sucio y las ambiciones más elevadas. Pero insisto, buena y mala gente te encuentras en todas partes.

Nuestro protagonista no se arrepiente de nada

Como mucha gente. ¿Cuánta gente conoces tú a la que hayas oído esa frase de ‘no me arrepiento de nada, volvería a cometer los mismos errores’? Yo lo he oído decir muchas veces. Por eso tampoco entiendo que a la gente le extrañe tanto cómo es el personaje de mi novela.

A lo largo de la novela hay continuos incisos de cómo podían haber sido las cosas si Thomas “hubiera sido un tipo decente”

Son esos pequeños atisbos de conciencia que incluso un canalla como él tiene. Personalmente, a veces, cuando miro atrás pienso que algunas cosas las hubiese hecho de forma diferente, me gustaría no cometer los mismos errores. En definitiva, lo que hace Thomas es esa reflexión de que las cosas podrían haber sido de otra manera, aunque luego él se reafirma en aquello de: ‘pero no me arrepiento’.

La trama se desarrolla fundamentalmente entre Nueva York y Londres

He elegido esos dos escenarios porque son los dos grandes centros de poder. ¿Dónde se toman las decisiones económicas que al final tienen una repercusión en todo el mundo? En Wall Street y la City de Londres. Esta es una novela sobre el poder y no se me ocurría que pudiera estar radicada en otros lugares que no fueran Nueva York y Londres.

En el libro aparecen diferentes prototipos de mujer. Lisa, Olivia, Doris, Yoko y Esther, una mujer fuerte, inteligente y buena persona, que al final se casa con Thomas, lo cual no logramos entender

¿Cuántas mujeres estupendas acaban con tipos que son realmente monstruosos? Y solemos pensar, ‘pero bueno, esta mujer que vale tantísimo ¿qué hace con este sujeto?’. Esther termina casándose con Thomas porque se siente en deuda con él y en el fondo tienen una relación casi materno-filial. Él la necesita porque en definitiva necesita sustituir a la madre que no ha querido tener. Alguien que le comprenda, le proteja y cuide, no le juzgue y le perdone.

¿Es feliz este canalla confeso?

Yo creo que Thomas es feliz en determinados momentos, como nos pasa a todos. No creo que exista la felicidad absoluta, ni que haya alguien que sea feliz todos los días de su vida, es decir, hay días que amanecen de color gris, otros que sale el sol y luego están los oscuros. Claro que tiene días felices. Cada vez que consigue algo que quiere como cuando se casa con Esther, cuando una campaña le sale bien o firma un contrato millonario.

¿Y es un personaje claroscuro o completamente oscuro?

Todos tenemos claroscuros, pero en Thomas predomina más su parte oscura. Yo siempre digo que esta novela es un retrato en blanco y negro: por una parte está la sociedad de hoy y por otra es un viaje a la parte más oscura del ser humano.

Conforme se va avanzando en la lectura del libro uno se va reafirmando en que empatizar con Thomas es imposible

Por una razón muy sencilla. Desde la primera línea -cuando empiezas la lectura del libro- Thomas te dice quién es y cómo es. No tienes que descubrirlo, ya te dice, ‘mire, soy un sinvergüenza y un canalla, un tipo realmente desalmado’. Además es una novela donde yo hago que el personaje cuente su vida. Está escrita en primera persona, que era lo que yo quería. Si la hubiese escrito en tercera persona el personaje no parecería que es tan malo, seguramente, hasta el final, porque habría una distancia. El lector lo iría descubriendo poco a poco. Lo que he hecho es meter a los lectores en el alma del personaje y que desde el minuto uno sepan cómo es. Entonces es una experincia que realmente a los lectores les produce una ‘sacudida’ porque no hay un rayo de esperanza y no se pueden llevar a engaños. El personaje es lo que es.

La comunicación y la política constituyen una parte fundamental de esta historia. Hay una escena entre Thomas, Roy y su esposa Suzi donde se afirma: “La política es un gran charco de mierda. Hace falta instinto asesino para dedicarse a la política”

(risas) Hay políticos que dicen que hay que tener ‘instinto asesino’ para dedicarse a la política, es decir, un grado de sangre fría para tomar decisiones y podríamos decir, de frialdad absoluta.  Yo no creo que la política sea un gran charco de mierda, creo que los políticos son un reflejo de todo lo bueno y lo malo de la sociedad. Es verdad que cuando un político roba evidentemente es mucho más noticia que si el que roba es el vecino de tu casa. Tiene una repercusión social tremenda.  Durante muchos años he sido periodista parlamentaria y he conocido a muchos políticos, así que en mi opinión el noventa por ciento de los políticos es gente absolutamente honrada, aunque luego los que salen sinvergüenzas baten todos los récords.

Compartir
Periodista y Booktuber, devoro libros por afición... que he convertido en mi trabajo. Pasé unos años en Cadena Ser, RNE y Mediapro... Hasta que decidí hacer lo que realmente me gustaba y convertirlo en un estilo de vida. Leo libros y te los cuento para que tú también lo hagas ¿Has atrapado algún libro hoy?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here