Foto Ollie Grow

Desde que enviudó, la vida del armador Jonah Hancock transcurre de manera tan rutinaria como solitaria. Sin embargo, en septiembre de 1785, todo su mundo da un giro tan inesperado como emocionante. Una oscura noche, y tras mucho tiempo sin noticias del Calliope, uno de sus barcos, recibe la apremiante visita del capitán del mismo: ha vendido la embarcación allá por los mares de China para hacerse con lo que, a todas luces, es una sirena… Aunque en su momento fuese capturada viva, la criatura es ahora un cadáver espeluznante, que tiene el aspecto apergaminado, enjuto y parduzco de un colérico bebé con uñas afiladas y cola de pez.

«Es del tamaño de un bebé. E, igual que a un bebé, se le ve la caja torácica debajo de la apergaminada piel. Tiene la cabeza grande, y los puños cerrados le tapan la cara. Pero hasta ahí llega la comparación. Porque no hay bebés con tan temibles garras ni que tengan esa boca amenazadora, de colmillos afilados. Y tampoco hay bebé en el mundo con el torso terminado en una cola de pez».

Pronto el señor Hancock decidirá buscar en Londres un concurrido café donde poder exhibir su sirena. El rumor sobre el temible espécimen marino correrá rápido por astilleros, cafés, salones y burdeles. Todo el mundo quiere contemplar la maravilla del señor Hancock; una atracción realmente provechosa que no pasará desapercibida a la señora Chappell, madama de uno de los salones de alterne más conocidos de la capital, que con el reclamo del novedoso fenómeno pretende organizar una serie de fiestas espectáculo que aporten nuevos bríos al negocio. Y al tiempo, saque partido a la más que rentable suerte del cándido armador. Después de muchos años aislados del mundo, Hancock podría ver abrirse ante él las puertas de la alta sociedad. Y quizás también del amor, en su faceta más obsesiva…

La autora

Imogen Hermes Gowar estudió Arqueología, Antropología e Historia del Arte, para posteriormente dedicarse a trabaar en museos. Algunas de las muchas piezas y artefactos museísticos con las que trabajó se convirtieron en fuente de inspiración para que se lanzase a la narración de historias. Relatos de ficción que fueron decisivos para que en 2013 ganase la beca de la fundación The Malcolm Bradbury Memorial Trust para estudiar un máster en Escritura Creativa en la Universidad de East Anglia (UEA), Reino Unido. La sirena y la señora Hancock fue finalista del premio MsLexia a la primera novela y llegó a la final del premio para escritores de la Fundación Deborah Rogers en su primera convocatoria.

A sus treinta años, está viendo cómo crece el número de países en los que se está publicando su novela. De momento, está a la venta en Reino Unido, España, Canadá, Países Bajos, Alemania, Hungría, Italia, Rusia y Croacia. Además, los derechos han sido vendidos al cine y hace solo unas semanas Hermes Gowar fue reconocida por The Observer New Review como una de las escritoras noveles a seguir este presente 2018, sangre renovadora y vital —cada vez más necesaria— en el actual panorama literario de ficción. Finalmente, y para poner la guinda a una incipiente trayectoria narrativa, La sirena y la señora Hancock está entre las novelas seleccionadas para el Women’s Prize for Fiction 2018.

 

Sello:Siruela
Colección:Nuevos Tiempos 402
Edición:1ª, 2018
Encuadernación:Rústica con solapas (Disponible en EPUB, Kindle)
Páginas:460 PVP:23,95€ (rústica) – 11,99€ (eBook)

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here