Atrapalibros, Antonio Álamo Más alla de las tinieblas

El estrambótico mercader Abul Anbas llega a Qurtuba, la Córdoba musulmana del siglo X, con una valiosa mercancía. Libros traídos de todas los rincones del mundo se agolpan en su carromato. El califa Al-Halkam II, conocido como el Señor de los Libros, está construyendo en la ciudad la biblioteca más grande que se conoce, recopilando, transcribiendo y custodiando en ella cerca de cuatrocientos mil volúmenes. Maryam, la jefa y administradora de la biblioteca, acudirá rápidamente al encuentro del raro vendedor de libros en busca de algún ejemplar interesante. Al zoco también acudirá el calí Ibn Umar dispuesto a hacerse primero con cualquier tomo que pueda engrandecer su no menos excelente biblioteca. Sin embargo, sólo un tomo llamará la atención de ambos compradores, una obra tan extraña y peculiar, a la vez que aterradora, que posee una historia asombrosa y por la que ambos compradores están dispuestos a pagar todo el dinero del mundo.

El escritor y dramaturgo, Antonio Álamo, nos trae un libro juvenil que puede ser leído igualmente por los más mayores de la casa. Recordando quizás a una versión actualizada de Las mil y una noches (algunos pensarán en Aladdin en sus primeras páginas), la historia engancha y sorprende a partes iguales. Fácil de leer pero no por ello simple, puesto que los múltiples mensajes que esconde necesitan una lectura pausada y atenta, sobre todo para el lector más joven.

Álamo no se contenta con contarnos simplemente una historia, así que nos presenta otra como hilo conductor de la novela, la aparición y transformación de la escritura hasta nuestros días. Maravillosamente enlazada con la historia principal, esta crónica de la expresión escrita toma un cariz demasiado catastrofista cuando analiza la situación actual y el valor del libro en papel en la actualidad, aunque consigue su objetivo ejemplarizante para el público infantil, que aprenderán el valor mayúsculo que tiene la palabra escrita en la historia de la Humanidad.

Son muchas las enseñanzas que desprende Más allá del mar de las tinieblas. Ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos; parece querer decirnos el escritor Antonio Álamo, y quien al principio nos parecía un ser bondadoso y amable puede convertir en todo un villano despiadado y malvado y viceversa. Y el comerciante de libros Abul Anbas es el claro ejemplo de que nunca hay que perder la esperanza, ni en los peores momentos de la vida, y saber ver lo bueno que está nos ofrece cada día.

En definitiva, está mágica novela de Antonio Álamo es una recomendación ‘obligatoria’ para aquellos jóvenes que no estén interesados en la lectura; quizás darse cuenta de lo que ha significado la escritura durante siglos haga crecer en ellos el interés y el gusto por leer. Tampoco hará ningún daño a los mayores leer esta historia para evitar olvidar ciertas cosas que nos parecen tan obvias que relegamos a un rincón de nuestras mentes. Pero no caigan en el error de creer que la novela de Álamo sólo tiene una función educativa y didáctica, Más allá del mar de las tinieblas es tremendamente divertida, así que no lo duden y léanla.

Compartir
Carlos Mejías Cruz, estudiante de Ingeniería. | Blogero en 'Soledad y otros amigos' y colaborador de @AndaluciaAlDia | Fascinado por los números, amante de las letras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here