“Los ausentes” de Juana Cortés Amunarriz nos traslada al País Vasco de 2007. Tras el fracaso de la última tregua, ETA prepara un nuevo golpe para demostrar su cuestionada fortaleza. Dos pistoleros encapuchados secuestran a Bixen Alzola, profesor de universidad y defensor de la vía pacífica como única alternativa para solucionar el conflicto vasco. Cuando su mujer, Leire, recibe la llamada de la organización terrorista reivindicando la acción, siente que su mundo se resquebraja. Sabe que las posibilidades de que su marido salga indemne son mínimas.

Durante esa larga noche, Leire toma una decisión: hará todo lo que esté en su mano para salvar la vida de su marido.¿De qué será capaz? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar? Y ¿qué precio va a pagar porello? Porque ya nada será igual. No hay vuelta atrás. Nunca la hay cuando se traspasan ciertos límites.

Bajo el envoltorio de un thriller de factura impecable, “Los ausentes” nos propone una reflexión sobre la violencia, sobre ETA, sobre la posibilidad de que una persona corriente pueda hacer el mal, sobre el amor y la maternidad…y sobre la muerte.

Muestra, de una forma descarnada, las cicatrices que la violencia deja en quienes la practican y en quienes la sufren. Nadie escapa indemne a ella.Y la inocencia es su primera y gran víctima, un gran hallazgo metafórico de la autora que deja sin aliento al lector.

Narrada en una tercera persona focalizada en distintos personajes, “Los ausentes” se lee del tirón, porque Juana Cortés Amunarriz utiliza con maestría todos los recursos del suspense, almismo tiempo que retrata a los personajes dándoles profundidad psicológica. Nada es porque sí. Y explora en el pasado en busca de respuestas a las preguntas del presente.

El blanco y negro deja paso a infinitos matices del gris. La historia está enmarcada, además, entre la preciosa comarca del Bidasoa, con Irún como centro neurálgico, y los espectaculares paisajes de la foz de Arbaiun, en el este de Navarra, y del valle de Régil, en Guipúzcoa, con algunas escapadas a lugares de ambos lados de la frontera con Francia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here