Juan José Millás. Foto Rocío Parrilla

Damián Lobo es un hombre “un poco especial”. Un tipo solitario, con dificultades para relacionarse con el mundo, o lo que es lo mismo, “con pocas habilidades sociales”. Por razones azarosas, estando en un mercadillo de antigüedades lleva a cabo un “pequeño hurto”, siendo descubierto por el guardia de seguridad. Huyendo del “escenario del delito” se esconde dentro de un armario, “de estos antiguos que llamaban de tres cuerpos”, y allí se queda esperando el momento de salir “pero no lo encuentra porque siempre hay gente alrededor”.

Este es el punto de arranque de la última novela de Juan José Millás, ‘Desde la sombra’, que conforme se desarrolla la trama se va complicando. Es la historia de alguien -que puede ser cualquiera- que vive en un mundo en el que parece que todo es muy fácil, pero la realidad es que no lo es. “En ese sentido, esta novela que a primera vista se le da una primera lectura de novela fantástica o de misterio porque tiene elementos que la pueden definir como tal, admite también una lectura de carácter más bien político. Es cierto que ese aspecto no está en primer plano, como suele ocurrir en una novela de tesis, pero yo siempre digo que las novelas de tesis por lo general son malas, pero todas las novelas buenas tienen una tesis. Espero que la mía también lo tenga”.

En la novela podemos observar como el protagonista, Damián, recurre al “monólogo interior” para contar lo que le sucede y lo hace a través de un “entrevistador imaginario” caracterizado en la figura de un director de un programa de televisión que le entrevista continuamente. “Este es un contrapunto a su soledad, pues como hemos dicho es un hombre sin afectos ni reconocimientos en la vida real, y en su imaginación, cuando le entrevistan se convierte en una persona querida por millones de telespectadores”

‘Desde las sombras’, representa para Millás el trasvase de una idea que lleva años plasmando en su mente. Retazos de su infancia quedan impregnados en el origen sustancial de este libro, saliendo de su propio inconsciente para materializarse en las 206 páginas que componen esta obra. Así que disfruten de su lectura y de la simbiosis vital entre “el Juan José Millás lector y el gran escritor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here